Categorías
Novedades

AÑO NUEVO, MISMA VIDA

¿Qué es lo que cambiamos, y qué es lo que no cambiamos con el año nuevo?

Por Denise Rostkier

@desarrollar.psi

Objetivos y cambios para el año que comienza.

Cuando se termina un año, es por todos y todas conocida la frase “año nuevo, vida nueva”. Pero ¿Qué implica? ¿Qué es lo que cambiamos, y qué es lo que no cambiamos? Ningún cambio se da por arte de magia y eso implica que tampoco se da por un simple cambio de año. Dicho así, año nuevo, misma vida.

En definitiva, el 31 de diciembre y el 1 de enero seguimos siendo la misma persona, en la mayoría de los casos con el mismo empleo, la misma familia, el mismo oficio o profesión, etc. Año nuevo, misma vida. Lo que me parece interesante es que las fechas límite, los cambios de año en este caso, nos dan la esperanza, y diría, la ilusión, de que todo aquello que hasta ahora no nos gustaba de nuestras vidas, puede cambiar.

Y en ese punto si estoy de acuerdo, o al menos parcialmente. Sobre muchas de las cosas que no nos gustan, que nos hacen mal, o que ya no nos resultan satisfactorias, tenemos el poder de decidir y elegir un cambio. Veamos algunos ejemplos:

Carteles indicando dos caminos a elegir. Año nuevo, misma vida
Qué camino elegir en un año nuevo dependiendo de nuestro objetivo

¿Puedo en enero empezar a buscar trabajo?

SI. Es una época perfectamente aceptable para un cambio de empleo. Mucha gente aprovecha la época de vacaciones para renunciar y esto implica que muchos puestos quedan vacantes. A su vez, hay muchas más posibilidades de dar con algún puesto aunque sea temporal, justamente para cubrir licencias de vacaciones.
Y además, es el momento en el que las empresas definen los objetivos del año y el presupuesto con el que van a contar. Por eso, pueden lanzar nuevas búsquedas o bien ir planificando cuántas personas nuevas van a necesitar contratar durante el año.

¿Puedo en enero pensar en mis estudios y mi carrera académica?

Claro que sí. Es un buen momento para buscar información sobre carreras terciarias o universitarias ya que todavía quedan unos meses para el inicio de clases y eso te permite analizar los programas, comparar distintas instituciones, y proceder con la inscripción. Es importante tener en cuenta que muchas carreras tienen cupos limitados y las inscripciones suelen iniciar en noviembre o diciembre.

Si te quedaste sin vacante no te aflijas, podés aprovechar para hacer cursos u otras opciones que te acerquen a la carrera elegida y quizás tengan una segunda inscripción para mitad de año.

En otro tipo de capacitaciones, como cursos o talleres, el calendario académico no suele ser tan limitado por lo que es muy probable que consigas fechas de inicio durante todo el año. Podés aprovechar el verano para capacitarte en diversas temáticas.

¿Y qué pasa con los objetivos anuales?

Realmente en cualquier momento del año, en cualquier momento de tu vida, te podés plantear objetivos, y de hecho normalmente sucede así. 

Lo que ocurre es que con un año nuevo tenemos una visión más a largo plazo. “Este año arranco a estudiar inglés”, “Este año retomo la actividad física”. “Este año me voy de mochilera a recorrer el Sur del país”. Y miles de etcétera que conformarán las listas de cada persona.

La clave para que esa lista no quede simplemente en una acumulación de pendientes, que repito, no se van a cumplir por arte de magia, es poder analizar cada ítem, pensar qué necesitamos para cumplir cada uno de ellos, armar un plan de acción y ponernos en marcha. Por ejemplo, si yo quiero empezar a estudiar inglés tengo que buscar información en institutos o con docentes particulares, o como yo prefiera, definir cuántos días a la semana puedo cursar, cuánto dinero puedo destinar, cuándo puedo empezar, y con todo esto, tomar una decisión. Incluso quizás la decisión sea que ahora no es un buen momento para cumplir con ese objetivo, pero que puedo reverlo a partir de tal fecha.

Algunos tips finales

  • Proponete objetivos que sean específicos, alcanzables y relevantes para vos. En lo posible, que puedas ponerles un tiempo o plazo de realización y medir su cumplimiento. Por ejemplo, en marzo empiezo clases de inglés, lo haré dos veces por semana, en fin de año espero alcanzar un nivel intermedio para poder mantener conversaciones simples y redactar mails.
  • Suena muy estructurado, pero en realidad todo lo opuesto. Los objetivos siempre están abiertos a revisión.
  • Si tenés que rearmar tu CV para empezar tu búsqueda laboral, te recomiendo que leas nuestros 6 tips para preparalo de la mejor manera.
  • Si querés estar al tanto de todas nuestras vacantes y consejos, seguinos en nuestras redes: LinkedIn, Facebook e Instagram.