Plan IT

¿Cómo armo mi CV si aún no tengo experiencia laboral?

Ya sea que estés buscando tu primer empleo, o bien que tengas experiencia laboral en otros rubros y ahora estés por dar un giro a tu carrera, el armado del CV suele ser un tema que genera dudas e inquietudes. En esta nota te acercamos algunas de nuestras sugerencias para que lo hagas lo más efectivo posible.

CV SIN EXPERIENCIA LABORAL
Armado de CV

El armado del CV siempre es una duda super común, ya sea que tengas o no tengas experiencia laboral.
Lo primero que tenés que saber es que a todas las personas nos pasó: en algún momento no tuvimos experiencia laboral. Por eso, no desesperes ni te angusties, hay un montón de otras cosas que son importantes y que debés reflejar en tu CV.

Tu CV no es un listado de experiencias laborales. Es mas bien un documento que refleja aspectos de tu vida ligados a lo laboral, que tiene como objetivo darte a conocer para conseguir empleo o que la gente quiera contar con tus servicios.

Incluso hay aspectos como el diseño y estilo de CV, la forma de organizar la información, la claridad, el grado de detalle o síntesis, que son muy observados por el área de selección de personal, pues son expresiones de tu personalidad y por ende de tu perfil laboral.

Pero retomando el centro de la cuestión, la realidad es que si no tenés experiencia laboral previa, debieras postular a cargos que no requieran experiencia, o bien que no sea un requisito excluyente. Aclarado esto, tenés que centrarte en enfocar o destacar aspectos de tu formación y de tu personalidad, que te acerquen a tus primeros empleos.

Los ítems que idealmente tenés que incluir y desarrollar si no tenés experiencia laboral son:


– Tu formación: estudios formales, cursos, etc. Acá recordá poner información como el nombre del título obtenido o a obtener, instituciones donde hayas estudiado, las fechas, el estado (finalizado, en curso, incompleto). Y si son programas de formación muy completos sobre el área en la que te querés insertar profesionalmente, también suma poner un breve temario de lo que aprendiste.

– Tus objetivos: por ejemplo «busco insertarme profesionalmente en TAL área, aprender sobre TALES cosas, en una empresa de TAL área…».
Es importante que realmente pienses sobre este punto. Cuando trabajamos en selección de personal vemos repetirse cientos de veces las mismas presentaciones personales, los mismos objetivos, prácticamente copiados y pegados. No es que tengas que inventar algo super original ni nada por el estilo, simplemente hablar de vos.

Aptitudes, habilidades, y otros conocimientos: acá van por ejemplo los idiomas, manejo de softwares y otros programas.

Actividades extra: como participación en voluntariados, Prácticas Profesionales y demás tareas que te acerquen al mundo laboral. Aunque no se consideran específicamente como experiencia laboral, puede que te hayan acercado de alguna manera, y está bueno contarlo.

– Si tenés portfolios, trabajos hechos por tu cuenta, web personal, etc., también lo podes agregar. Si estás buscando tu primer trabajo en el área IT es probable que tengas alguna evaluación o entrevista técnica para terminar de validar tus conocimientos, pero más allá de esto si tenés tu repositorio está bueno mostrarlo.

– Y por supuesto, tus datos personales y de contacto.

Por último, te dejamos 6 tips que debes tener en cuenta a la hora de preparar y enviar tu CV.

¿Te gustó esta nota? Compartila

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp