Plan IT

Entrevista laboral: qué tener en cuenta antes de participar.

Por Denise Rostkier

@Desarrollar.psi
Situación de entrevista laboral

Seguramente alguna vez te pasó. Te llamaron para coordinar una entrevista laboral. Te pusiste feliz, quizás con algo de nervios, pero con la convicción de que todo iba a salir bien.
Llegó el momento de la entrevista, y resulta que la propuesta no tenía nada que ver con tu búsqueda. O te encantaron las tareas, pero la zona de trabajo te queda pésima. O se te superponía el horario con la cursada de la facultad.
Estar en un proceso de búsqueda laboral ya es de por si lo suficientemente estresante y agotador. Emocionalmente puede ser desgastante. Entonces, tratemos de reducir estos resultados negativos y potenciar tus oportunidades.

En esta nota, veremos algunas de las cuestiones relevantes de las que tenemos que informarnos previo a una entrevista laboral, cómo hacerlo y por qué.

Cuando estamos en búsqueda laboral, puede ocurrir que enviamos decenas de postulaciones o que participemos de múltiples procesos. Muchas veces no tenemos suficiente información, o nos postulamos sin estar convencidos, fundamentalmente si la búsqueda de empleo se extendió mucho en el tiempo y ya “mandamos el CV a cualquier lado”.

Por eso, si una organización recibe nuestra postulación y nos contactan, es muy importante conocer más acerca del puesto y de la empresa en cuestión. Esto evitará que perdamos tiempo asistiendo a entrevistas laborales que en verdad no se ajustan a nuestro empleo buscado, así como también, reducirá el grado de frustración que puede generar enviar tantas postulaciones y que ninguna prospere. A veces simplemente no prosperan por este hecho de “mandar el CV a cualquier lado”.

Cuando nos contactan para ofrecer una vacante, no siempre nos brindan los datos claves sobre el puesto. Muchas veces la conversación es de tipo “Hola, soy Juan y te contacto porque te postulaste a un cargo de recepcionista”. Eso no nos dice mucho… así que lo mejor es indagar:

  • ¿De qué organización se trata? Si no te lo dijeron, explicá a quien te contacta que enviaste tu CV a muchos lados y no sabes desde dónde te están contactando. También podes preguntar por qué medio recibieron tu candidatura. Si fue por portales de empleo, la mayoría cuenta tu historial de CVs enviados, o si fue por mail podés buscarlo en tus enviados. Así refrescarás la información general al ver la publicación.
    Saber esto ya te permite obtener algunos datos sobre cómo sería trabajar allí. Aprovechá el acceso masivo a la información para buscar datos como por ejemplo: ¿Qué opinan las personas que conocen el lugar? ¿Está esta empresa bien catalogada en cuanto al clima laboral? Por supuesto, las referencias siempre son subjetivas, pero de todas formas no dejan de ser reseñas útiles ya que nos brindan un panorama general de la organización.
    También suma saber de qué empresa se trata porque si te interesa lo que hacen, esto puede ser un punto a favor en la entrevista.
  • ¿Cuál es la modalidad de trabajo, dónde están ubicados y cuáles son los horarios de trabajo? Muchas veces los selectores no brindan esta información al contactarte, y quizás no estaba especificado en el aviso publicado o no estaba claro. Es fundamental antes de asistir a una entrevista poder relevar estos ítems. A veces solo nos aclaran que será part – time o full – time, o que debés contar con disponibilidad horaria, y esto no nos aclara nada. Si tenés otras actividades extra laborales, estudias, o cualquier otra circunstancia, el horario no te será indiferente. Asimismo ocurre con la zona de trabajo. No es lo mismo tener un colectivo directo, dos colectivos y un tren, o poder llegar caminando. O tener 20’ de viaje, o tener que salir con dos horas de anticipación. Lo mismo ocurre con el trabajo remoto, ya que muchas veces es poco claro si es 100% remoto o cuántos días a la semana.
  • ¿Cuál es la modalidad de contratación? Sucede frecuentemente que la posición es eventual o temporal por ejemplo para cubrir una licencia o por un proyecto puntual, y esto no está aclarado. Si estás sin empleo, quizás no sea un dato relevante (a menos que estés participando en otros procesos y algún otro te convenza más). Pero si estás buscando un cambio laboral, es poco probable que renuncies a algo estable por un puesto que no ofrece continuidad. Lo mismo ocurre si no te van a contratar en relación de dependencia sino como monotributista. Ni hablar si el trabajo directamente no es en blanco o con todas las condiciones legales. Al menos tenés que tener toda esta información para poder decidir.

Estos son solo algunos de los elementos a relevar inicialmente, pero por supuesto, habrá otros relacionados con tu búsqueda personal. Por ejemplo, en relación al salario, a los beneficios, a la jerarquía a ocupar, o a las tareas en sí.

Hago hincapié en que te tomes el trabajo de averiguar datos sobre el puesto antes de participar de la entrevista, porque muchas veces los selectores dan por hecho que si te postulaste debés saber de qué se trata (aún cuando ellos hicieron una publicación deficiente). A su vez, quizás tienen que contactar a muchos candidatos y para economizar tiempo y esfuerzos, omiten comentar toda esta información a cada persona que contactan.
Que vos como candidato o candidata te plantees estos interrogantes no es una molestia, sino una muestra de interés y seriedad en tu búsqueda laboral.  

¿Te gustó esta nota? Compartila

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp