Plan IT

Liderazgo Ágil: ¿Es el camino? ¿Qué implica?

¿Qué características se deben tener para ejercer un liderazgo ágil?

En los últimos tiempos, hemos visto que los entornos se han tornado cada vez más cambiantes, imprevisibles (en alguna medida) y con una necesidad inminente de adaptarse fácilmente a las nuevas condiciones. Esto ha implicado que tanto empresas, como líderes, tomen rutas diferentes a las tradicionalmente aprendidas, todo con la finalidad de poder manejarse de manera más eficiente.

Entre esas, poco a poco hemos visto como lo agile, ha hecho presencia e impacto, conllevando a su vez al crecimiento y a la presencia de las metodologías ágiles y, como un efecto casi natural, también maneras de líderar agilmente los equipos y las circunstancias.

Pareciera que cada vez las situaciones piden más que respondamos rápida, pero eficientemente, y para esto, ha resultado el Liderazgo Ágil, sin embargo, para poder iniciar una conversación del mismo, lo primero que debemos hacer es conocer cómo está definido:

«El liderazgo ágil es tener la capacidad de reaccionar rápido ante los cambios o, mejor aún, de anticiparse a ellos, o, mejor todavía, de iniciarlos«.

Ante esto, nos pueden surgir una infinidad de preguntas. ¿Qué cambios? ¿Cómo podríamos anticiparnos? ¿Ocurre en todas las empresas? ¿Quién ejerce este liderazgo? ¿Cómo debe ser ese líder?. La realidad es que hoy queremos centrarnos y darle cabida a una de esas preguntas:

¿Qué sería un líder ágil?

Un líder ágil, es aquel que:

  • Aprende continuamente
  • Libera información
  • Incluye a todos
  • No sanciona
  • Acepta nuevas ideas
  • Abraza a los equipos
  • Desarrolla personas y se conecta con ellas

«Para liderar en la agilidad, es muy importante que todos los sectores de la organización coloquen al cliente en el centro y dejen de trabajar como aislados dónde habitualmente se menciona “esto no es mi problema”.

Fernando Luchetti

Involucra contar con: la «habilidad de liderar efectivamente bajo condiciones de cambio acelerado y complejidad. Esta tendencia afecta a todos los niveles de gestión, y es una competencia necesaria no solo en niveles ejecutivos, sino en toda la organización».

Como vemos, liderar agilmente, de una manera muy resumida conllevaría 2 aspectos:

  1. Liderar en tiempos y cambios acelerados y complejos
  2. Aceptar nuevas ideas e involucrar a la organización entera a trabajar en pro de un bien común para responder eficientemente a las circunstancias.
Sabiendo esto, ¿Qué características debe tener entonces un líder para ser ágil?
  • Ser creativo y flexible: es importante poder adaptarse e innovar al mismo tiempo que se va accionando.
  • Hacer foco en los equipos y la obtención de ideas en conjunto: esa idea tradicional de que el líder es quien dice y hace la última palabra quedó en el pasado, en los tiempos actuales el co-crear se hace estrictamente necesario, e involucra que todos desde su lugar compartan sus ideas y soluciones, así como sus angustias.
  • Saber manejarse en tiempos de incertidumbre: reconocemos que es algo que puede hacerse constante, pero, por eso mismo se hace necesario poder contar con herramientas que la combatan, y de este modo, transmitir seguridad al equipo con quien se desenvuelve.

Por supuesto, además de esto, seguramente se necesitarán otros atributos, pero por ahora nos conformaremos por señalar estos, que son parte de los más importantes.

Ante la duda de si el liderazgo ágil es el camino, estamos convencidos que forma parte del futuro, pero siempre dependerá de los objetivos y del manejo y perspectiva que tenga la empresa y las necesidades que se vayan requiriendo en el camino. Sobretodo si el sentido que tienen es hacia la EVOLUCIÓN.

Y vos, ¿Qué pensas acerca del liderazgo ágil? ¿Crees que actualmente lo implementas? ¿Qué te faltaría?

En PLANIT continuamente actualizamos nuestros contenidos. Te invitamos a seguirnos en nuestras RRSS: FACEBOOK, LINKEDIN, INSTAGRAM

¿Te gustó esta nota? Compartila

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp